Tú eres una niña mi amor

Era Domingo a eso de las cinco de la tarde, estaba haciendo fila en la caja de una farmacia. Sin querer escuché la conversación de una madre y su pequeña hija que estaban delante de mí.

—¿Por qué siempre eliges las mochilas de carros? Lleva esta de Hello Kitty o la de Barbie, tú eres una niña mi amor —dijo la señora algo disgustada. La niña dejó a un lado la que había elegido, una mochila de color rojo con dibujos de llantas, motores y tuercas; muy bonita la verdad y tomó la que su madre había elegido para ella… La de color rosa de Barbie.

En ese momento vinieron a mi mente recuerdos de la infancia. Cuando era pequeña solía jugar con pequeños carros a escala que habían sido de mi padre, aunque eran modelos antiguos y un poco descoloridos, eran mis juguetes favoritos; convertí los balcones de casa en mi pista de carrera y si me sentía un poco más aventurera, construía pistas de lodo en el jardín de mi abuela.

También recordé aquella historia que mi madre me había contado. Cuando ella era pequeña tenía un amigo que solía ir a jugar a su casa, a él le gustaba usar los zapatos de tacón de su madre y juntos organizaban desfiles de moda con la ropa que ellos mismos cosían para sus muñecas. Transcurrió el tiempo y mi madre lo volvió a ver en Facebook hace un par de años, su amigo tiene una esposa, dos hijos y vive en Barcelona.

Los ojos de la niña, mientras su madre pagaba la mochila —que no había sido su primera elección— más que de tristeza, eran de una especie de resignación. ¿Es correcto condicionar a las niñas y niños desde temprana edad a que el rosa es para las niñas y el azul para los niños, que las niñas solo pueden jugar a ser mamás con sus muñecas y ollitas, y los niños únicamente con carros y al fútbol?

Estos estereotipos que la sociedad —y muchas veces la propia familia— inculcan en nosotros desde los primeros años, están de más, pues los gustos que una persona tiene no deberían estar determinados por su género femenino o masculino. ¿Por qué reprimir a una niña que gusta de jugar al fútbol y obligarla a que cambie sus zapatos deportivos por zapatillas de ballet? ¿Acaso es porque esta es una actividad más “femenina”, más a apropiada para una niña?

Los gustos, hobbies, forma de vestir, sueños y metas no determinan la sexualidad de una persona. El mundo no es solo rosa o azul ¡hay infinidad de matices entre ellos!

Anuncios

Un comentario en “Tú eres una niña mi amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s